28 diciembre 2006

Realidad Virtual

Hace ya mucho tiempo que pienso que la realidad virtual es el futuro. Hoy he visto tres noticias que me lo confirman: 1, 2, 3.

Aparte del hecho de que los juegos por ordenador comenzarán pronto a requerir de nuestros, cada vez más, obesos niños un movimiento que les devolverá a su peso ideal, que les ayudará a reconciliarse con su cuerpo, haciendo de él una extensión de su cerebro, la realidad virtual se convertirá por fin en un apoyo integral para la sociedad. Nos ayudará a realizar nuestro trabajo (incluso el del agricultor o el minero) desde casa, corrigiendo malas posturas, ejercitando nuestro cuerpo y sobre todo, ayudando, y no frenando como hasta hace poco, la socialización del ser humano. Estoy en desacuerdo con aquellos que dicen que la actual tendencia adolescente de permanecer horas tras la pantalla del ordenador conduce a un irremediable ostracismo. El hombre es un ser social. La informática es sólo un medio más para alcanzar esa necesaria socialización. Y si a la informática le unimos la realidad virtual, la interacción social será mayor cada vez. El contacto humano no tiene por qué desaparecer como algunos puedan llegar a imaginar. Es más, asocio esa falta de interés en salir de su cuarto de un adolescente con la simple comodidad físiológica. Desde luego no es la única causa, pero sí es muy importante. Esa comodidad proviene de la falta de movimiento. De que el cuerpo se acostumbra a estar quieto. Si la realidad virtual hace moverse al adolescente, su cuerpo querrá seguir moviéndose. Y salir a la calle ya no será cansado sino algo que el mismo cuerpo solicitará.

En resumen. Cómprenle una Wii a sus hijos, a sus nietos, a sus hermanos, a sus primos... :-p

Pero nunca olviden con qué se jugaba hace 40 años.

Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Salmonella dijo...

Lo de comprar una Wii a "tus primos"
se está poniendo muy, pero que muy difícil....
A modo ilustrativo te contaré algo que sucedió hace unos días en una ciudad del norte de España:
Centro comercial. Gran fila de gente esperando su turno.Sólo 12 Wiis en stock.Doce afortunados consiguen su tesoro.Un padre desesperado pide a uno de los doce que le venda su recién adquirida Wii.Ofrece 600 euros.La vende, claro...(le había costado 250)

Ibn Luanda dijo...

:-o