27 febrero 2007

¿Qué tipo de médico prefieres?

"...¿Preferiría un médico que le coja la mano mientras se muere o uno que le ignore mientras mejora? Aunque yo creo que lo peor sería uno que te ignore mientras te mueres..."

House. Capítulo 3. 1ª Temporada. (ya me parece que estoy citando los evangelios)

Estaba leyendo un interesante artículo sobre un psicoanalista lacaniano que acaba de publicar un libro en el que sostiene la existencia (nada despreciable) de un componente psicológico en las enfermedades. Y una vez que la ha defendido, llega a la conclusión (lógica si las premisas son ciertas) de que la enfermedad se puede curar con terapia "de diván".

En el libro, según el artículo, habla de la mala praxis de los médicos tradicionales, que muchas veces sólo se fijan en los síntomas del paciente y no en el paciente y su contexto. A pesar del escepticismo que siento por las medicinas alternativas, he de reconocer que sus profesionales (cuando lo son) tratan mucho mejor a los pacientes (en media) que los de la medicina tradicional. Si hacemos caso a recientes estudios que nos dicen que las personas con buen ánimo (provenga éste de donde provenga) están más sanas, este mejor trato por parte del médico debería incluirse dentro de su práctica diaria.

Como digo, soy muy escéptico con las medicinas que no han recibido el apoyo de la ciencia. Pero hay una curiosa relación entre ellas y algo que sí está suficientemente documentado: el efecto placebo. Aunque la ciencia, que basa su certezas en que un experimento sea reproducible cuando se consiguen las mismas condiciones, no es capaz todavía de que un cerebro humano se atenga a sus premisas de experimentación "rigurosa", así que lo único que sabe es que el efecto placebo existe, pero no se es capaz de medir las causas que lo provocan. Por ello, y hasta que la ciencia tenga los instrumentos adecuados para medirlo, me parecería tan necio negar la posibilidad de que el mismo efecto se pudiera conseguir con una terapia psicológica, con una sonrisa, con un abrazo o con palabras de consuelo como me parecía necio negar hace 5 años el cambio climático, cuando las pruebas científicas todavía no eran concluyentes.

Otra cosa muy distinta es determinar qué es mejor para una persona, si abrazarle cada vez que se ponga triste o intentar que no se ponga triste y que, a la postre, no necesite un abrazo nunca más (aunque vaya a recibir y dar muchos durante su vida). Yo, si tengo que elegir prefiero lo segundo.

Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

martuky dijo...

Díficil dilema!!

fparrilla dijo...

Lo primero es q te vean como a un igual, lo cual ya es mucho. Con eso me doy por satisfecho (lo de pedir q te cure ya es para nota)

txubi dijo...

tronco, tu praxis de la lengua castellana me produce cierto escepticismo :-p

Ibn Luanda dijo...

Vaaaale. Ya lo cambio. :-p