27 octubre 2007

Hacia la super especialización

Al principio hacer una ingeniería costaba 6 años (más el proyecto) y todo estaba bien.

A unos cuantos se les ocurrió decir que se podía hacer en 5 (incluyendo el proyecto como asignatura de 18 créditos en la segunda parte del último curso) y se cambiaron asignaturas anuales por cuatrimestrales. Lo gracioso fue que, dentro del cuerpo docente, nadie pensó que quitar materia fuera la solución. Con buen criterio los profesores creyeron que era imposible dar asignaturas más específicas, de nivel y cursos superiores, sin haber dado toda la base necesaria de matemáticas y física. Y a fe mía que la daban. ¿Cómo? "Explicando" sólo la teoría de las antiguas anuales, no dando ejemplos y yendo más rápido para que "todo" cupiese en sus escasos 4 meses asignados. Claro que el resultado fue que donde antes los futuros ingenieros intentaban aprender y distinguirse, comenzaron a sólo intentar aprobar todas las asignaturas para no arrastrarlas al curso siguiente. Para el alumno, el objetivo ya no era ir al detalle o investigar, era que no te pusieran nada demasiado difícil para poder alcanzar el aprobado.

Con los nuevos planes, hijos de Bolonia, una ingeniería va a ser de 4 años. Y lo que es más, serán las propias universidades las que adecúen sus licenciaturas o diplomaturas a estos 4 años. Ya me estoy viendo al buen y preocupado profesor de electromagnetismo preguntándose cómo va a dar lo estrictamente necesario, para lo que antes disponía de 2 años, en 4 meses.

La evolución está clara. Al principio se formaban ingenieros. Más tarde se formaba a gente para aprobar exámenes y ahora se va a tender a la super especialización, a formar extensiones de máquinas. Extensión de máquina industrial, extensión de máquina informática, extensión de máquina de teleco, extensión de máquina química. Y una vez que acaben el "grado" ya no les podrás sacar de ahí: porque no sabrán hacer otra cosa. Aunque eso sí, en lo suyo serán la leche.

La única solución que veo para un estudiante que quiera hacer de verdad una ingeniería hoy en día es plantearse (a los 17 y después de haber recibido la peor educación secundaria de nuestra historia reciente!!!) que de 4 años nada, que 7 u 8, como era al principio, y a un nivel infinitamente superior al que ha tenido que rendir en el instituto. ¿Y la forma de hacerlo? Coger físicas, matemáticas o químicas y después la ingeniería que le guste. Así por lo menos el ingeniero saldrá de la universidad entendiendo algo del mundo y no simplemente sabiendo usar una clase de aparatos en particular.

En resumen, una entelequia.

Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

chubi dijo...

Si por mi fuera, haria obligatorios unos cuantos creditos de Humanidades en todas las Ingenierias y carreras tecnicas. Y ahora llamame retrogrado si quieres, aunque igual en unos anyitos ningun ingeniero sepa la etimologia de esa palabra.

Ibn Luanda dijo...

Daría igual. La clave no está en fabricar a jóvenes completos porque hayan visto muchas cosas sino fabricar a jóvenes con criterio porque es imposible abarcar siquiera una mínima parte del conocimiento disponible. Si luego ese criterio propio les aconseja especializarse que lo hagan Y si les dice que sean multidisciplinares que lo sean. La universidad permite tanto una cosa como otra. Lo que ocurre es que cuando entras a una lo normal es que tu criterio no aparezca hasta muchos años después.

¿Para qué sirve un plan de estudios fantástico si el alumno sólo está interesado en el título que viene al final? Única y exclusivamente para otorgar títulos. Y eso la gente lo sabe muy bien: anda que no están orgullosos los padres de que su hijo sea licenciado...

chubi dijo...

Coincido plenamente contigo, la clave esta en formar (que no fabricar) jovenes con criterio. Pero dificilmente lo conseguiras si no ofreces a esos jovenes un amplio abanico de conocimientos. Puedes conseguir un silogismo sin falacias a partir de dos premisas; ahora bien, si tomas veintidos premisas la conclusion seguira siendo veraz y posiblemente mas acertada.
Y no me estoy refiriendo a una biblioteca de Alejandria de conocimientos, simplemente a una base basica, valga la redundancia, firme, diversa y minimamente amplia.