19 octubre 2008

En el amor... sin sentimientos

Eso es lo que dice siempre un amigo mío.

Dejarlos a un lado también podría aconsejarse a la hora de afrontar cualquier otra negociación. O para apostar, por ejemplo al póker. O... Poco importa cuál sea la prueba a superar: ser frío en una encrucijada tiende a verse como algo ventajoso. Mantener al margen los sentimientos y sopesar los pros y los contras, método científico en mano, se nos antoja casi siempre como la mejor de las opciones (sobre todo si creemos en dicho método).

Sin embargo no siempre es así. Enlazando con el post sobre el narcisismo del otro día, se puede decir que para esto existe, al menos, una excepción.

Cuando la decisión se ha de producir en medio de una interacción (competición) entre 2 ó más personas, lo que marcará la diferencia será la confianza en sí mismos de los que la tengan que tomar. Es decir, mientras haya variables que el método científico no pueda controlar y el resto de condicionantes sean parejos para los participantes, el que crea con más convicción que lo va a conseguir tendrá más posibilidades de lograrlo.

Dicho esto me tendré que empezar a plantear si este blog no se está convirtiendo en uno de autoayuda, pseudocientífico. De momento, por si surgen sospechas, ahí va el estudio correspondiente:

Enlace al artículo de Medical News Today.

Y sí, aunque sé que esto mi amigo ya lo sabe de sobra, le propondré cambiar la frase por algo como: "en el amor... con confianza absoluta". :-p

Recomendación cinematográfica: Rounders y 21 Blackjack.
Y ya que estamos... toda la trilogía de Bourne.

Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

boronat dijo...

"en el amor, con confianza absoluta", es uno de los mejores consejos que se pueden dar. y tan fácil es de decir como difícil de hacer.

hay que ir cogiendo confianza, hasta llegar un momento en el que puedas decirle a la chavala sin pestañear cosas como que va a pasar contigo la noche de su vida, o que adiós muy buenas nos veremos en el camino.

hombre, pierdes parte de la emoción, si estás temblando (de desconfianza) antes de insinuarte a la morena que acabas de ver, pues las sensaciones son mayores, tanto en caso de éxito como de fracaso. pero ¿la emoción es por la chica o por la situación?

quizá cuando teniendo confianza llegues a conocer a la que te ponga los pelos de punta, sea más fácil reconocer que es ella, y no la situación, la que te hace perder la cabeza.

una persona que afronte las relaciones con confianza probablemente tenga la sartén por el mango. porque nos han enseñado muchas cosas pero no lo suficiente sobre relaciones de pareja. eso toca pelearlo individualmente en la jungla

Un barquero chiquitito dijo...

Pierdes parte de la emoción y ganas muchas posibilidades. Cada uno que elija lo que le rente más. :-)

Y yo sigo pensando que estas cosas se deberían enseñar en casa y en la escuela. Que todos lo sepan. Porque si no será difícil saber qué hay más allá, cuál es el siguiente paso. Es como si el que puede inventar la multiplicación no supiera sumar: nunca la inventará.

Simples Devaneios dijo...

Creo que sé quien és ese tu amigo... o tal vez no ...

Un abrazo.

Un barquero chiquitito dijo...

Conocerlo lo conoces, sí. :-)

Simples Devaneios dijo...

LOL :) fue lo que pensé...

Cuidate