30 enero 2009

¿Estaba flirteando o siendo amable?

¿Quién no se ha preguntado eso alguna vez?

Un grupo de psicólogos decidió intentar saber cuán acertados solemos estar al responder a esa pregunta: recopilaron una serie de grabaciones audiovisuales de parejas (hombre y mujer) manteniendo una conversación y se las hicieron ver a un grupo de voluntarios (también hombres y mujeres). Las parejas que aparecían en las grabaciones hablaban en otro idioma por lo que las únicas pistas para los voluntarios eran el lenguaje corporal y la entonación de las voces.

¿Resultados? Hombres y mujeres son igual de buenos identificando señales. ¡Pero las mujeres son mejores escondiéndolas!

Después de 3 minutos, tanto hombres como mujeres adivinaron las intenciones de los hombres que aparecían en la pantalla en un 65% de las ocasiones, pero sólo en un 60% cuando se trataba de averiguar las intenciones de las mujeres.

Esto, por supuesto, no termina aquí: de las 24 mujeres observadas, las 5 "mejores" fueron malinterpretadas el 80% de las veces. XD

¿Explicación? Evolutivamente las mujeres han debido ser más cuidadosas a la hora de elegir a su pareja que los hombres (por eso de que los efectos secundarios de una relación sexual pueden durarle al menos 9 meses más a ella que a él).

Visto en Psychology Today.

Nota. Que hablasen en otro idioma también implica seguramente un cambio comportamental, por lo que la identificación de posibles signos no fue, posiblemente, todo lo exacta que hubiera sido entre personas de la misma cultura. Para darse cuenta de lo importante que puede llegar a ser este matiz no viene mal leerse este otro post, magnífico, donde se cuenta cómo los miedos, el enfado o la felicidad pueden malinterpretarse cuando cambiamos de una cultura a otra.

Share/Save/Bookmark

6 comentarios:

Nico dijo...

Esto puede ser una confirmación de que a las mujeres no hay quien las entienda :D
jejeje.

Un barquero chiquitito dijo...

Ni entre ellas se entienden :-p

Jaime dijo...

Estoy convencido de que si, en lugar de adoptar la postura del observador, el experimento se hace con la muestra adoptando el papel del posible seducido o seducida, los resultados variarían sustancialmente. Se nos da muy bien leer lo que les pasa a los demás y muy mal lo que nos pasa a nosotros mismos...

Un barquero chiquitito dijo...

Sí, estar implicado emocionalmente suele restar objetividad a nuestros juicios ;-)

matajazz dijo...

Lo que hay que saber para ligar... así me va, claro.

El gato flores dijo...

entonces... debemos entender que cuando una tia te mira... es posible que esté escondiendo el resto!!
Todavía tenemos oportunidades jeje