26 febrero 2008

Juno: una superdotada en apuros.

[SPOILER tras SPOILER, no leer si no has visto la película]


Veamos lo que es capaz de hacer una chica de 16 años con cerebro de más.

- Quedarse preñada (esto la verdad es que no parece muy inteligente).
- Comprar 3 test de embarazo en la tienda del pueblo y realizarselos allí mismo no sólo mostrándose tranquila sino incluso superando el mal trago del positivo en nada de tiempo.
- Decidir abortar sin consultar a nadie (salvo un tímido intento con el padre de su hijo que no fructifica y le hace comprender que está sola en ese asunto).
- Decidir no abortar cuando va a la "clínica" donde le practicarían el aborto. Lejos de darle miedo lo que es el aborto en sí (se aleja así de los valores "católicos"), parece que teme por su propia integridad debido a lo cutre que es el sitio (la visión que da la película de una clínica abortista es cuando menos "sorprendente").
- Cuando ve que lo de abortar es mejor no planteárselo decide continuar con el embarazo y dar en adopción al niño. Sin perder un instante busca a alguien para hacerlo.
- Sus criterios para elegir los padres adoptivos son tan serios y objetivos que daría repelús si no fuera porque los mezcla con su humor y verborrea característicos.
- Cuando ya ha hecho todo lo necesario para solucionar el problema, y puesto que va a ser obvio que todo el mundo se va a enterar, se lo cuenta a sus padres.
- A sus padres les parece bien su planteamiento de la situación, aprobándolo todo al instante de oirlo!!!! Nada que objetar a lo que piense hacer una niña de 16 años con su preñez involuntaria.
- Vive 9 meses con su embarazo sin una muestra de cariño gratuito hacia un bebé que sabe que no se va a poder quedar. Es consciente de que tiene que alimentarlo y cuidarlo mientras esté en su interior pero sabe igualmente que encapricharse con él solo le hará las cosas más difíciles... así que no lo hace.
- Se sobrepone magistralmente a la ruptura de los futuros padres adoptivos de su bebé, olvidándose del padre (que le resulta atractivo) y apoyando a la madre (adoptiva) en un momento durísimo para ella, haciendo una vez más lo mejor para sí misma (Juno).
- Asimila lo que le dice su padre (el otro superdotado de la familia) acerca del amor en cosa de 10 milisegundos y lo traslada con toda serenidad a su vida.
- Una vez superado el pequeño contratiempo de su hijo gestado, parido y donado, sigue su vida sin mirar atrás y se dedica a ser feliz, pues es consciente de que ha hecho lo mejor en cada momento.

Y yo me pregunto, sin ánimo de ofender, ¿cuántas chicas de 16 años son capaces de hacer todo eso? ¿Cuántas de 25? ¿Cuántas de 40? De los chicos mejor ni hablamos.

La película es estupenda. Aunque sólo sea por el placer que supone contemplar a un ser tan excepcional, aplicando en todo momento la simple y pura razón mezclada con grandes dosis de humor, hay que verla.

Share/Save/Bookmark

1 comentario:

mesmante eu, dijo...

a mi me gustó y creo que tus preguntas del final son tan hiperrealistas como la vida misma de Juno y de su guionista, pero a mi siempre me invade la misma respuesta absolutaria: america (una chica no demasiado mayor que aún puede hacer estas cosas)
bicos y nos vemos este finde ¿no?