30 noviembre 2006

Qué placer da leer estas cosas por la mañana

Su último libro explica cómo funciona el cerebro humano. ¿Cómo lo hace el de Eduard Punset?

Igual que el del resto. Tal vez yo sea más consciente que otros de la necesidad de olvidar, de desaprender. La gente tiene una capacidad infinita para ser infeliz. Nadie nos enseña a desaprender las cosas que no tienen sentido.

¿Por ejemplo?


Las emociones no son importantes. Cuando entendamos eso, la vida será más fácil.

Entrevista a Eduard Punset en 20 minutos. Ni que decir tiene que ni conocía a este tío ni había visto Redes en mi vida.



Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

Ana dijo...

No estoy de acuerdo, las emociones son importantes, en otro caso nos metemos en movidas tipo "un mundo feliz".
Yo prefiero la analogía del auriga de Platón en todo caso.
En fin, habrá que ver Redes para ver la tesis completa que sostiene este hombre..

Ibn Luanda dijo...

La clave está en la primera respuesta. Si no, la segunda puede llevar a una serie de interpretaciones que dejarían a este hombre a la altura de un mandamás de las SS.

Preferir la analogía del auriga de Platón es dar por hecho cierto determinismo. Aceptar que hay un montón de cosas que no podemos controlar. Y con eso no puedo estar de acuerdo.

Ibn Luanda dijo...

Aclaración. Un montón de cosas de nosotros mismos. Del mundo que nos rodea por supuesto que podemos controlar poco. Pero sí que podemos llegar a saber casi todo en lo que a nosotros mismos respecta.

nushu dijo...

Hombre, Eduard Punset, mi ídolo de programas de la Dos, a las tantas de la mañana.(adoro mi grabador de HDD).

Tengo que comprar el libro. (un duende me ha dicho, que me cae estas nafffidades).

De momento no puedo opinar.

Ana dijo...

Bueno, yo lo que deduzco de la primera respuesta es la necesidad de no ceñirse a cánones o patrones externos, es decir dados por la educación o la sociedad, que pueden hacernos infelices, o esa es la interpretación que yo saco que puede ser totalmente errónea.
De ahi que no pueda conectarla exactamente con la segunda afirmación que hace, en la entrevista no aclara más esta tesis, por lo que tendré que leer el libro a ver si amplia ese pensamiento que para mi es un poco oscuro.
Respecto al determinismo de la analogía, yo principalmente la tomo como un esquema general bastante válido del ser humano, dejando a un lado el encaminamiento del alma hacia la perfección.
En fin, menudo rollo he metido, será mejor que me ponga a trabajar.

mitsui dijo...

A mi si me parecen importantes los sentimientos!

Ibn Luanda dijo...

la pregunta no es si son importantes o no, sino por qué dice Punset que no lo son. En mi opinión Punset viene a decir que los sentimientos, esos que tanto nos preocupan y nos hacen tan infelices en según que ocasiones somos nosotros mismos los que los creamos, los alimentamos dentro de nuestro cerebro a base de pensar y darle vueltas a las mismas cosas. La mayoría de las veces esos sentimientos no sirven sino para alejarnos de la realidad, del mundo que nos rodea. Por eso la vida sería más fácil la vida sin esos sentimientos.

También esta el argumento de que hay sentimientos buenos. Pero su base suele ser la misma. Nos ponemos contentos por ellos pero hay que preguntarse qué tienen de real y qué tienen de deseo o anhelo por nuestra parte.

Rous dijo...

los sentimientos son importantes porque nos ayudan a relacionarnos con los demás. Nos han permitido interactuar con nuestros semejantes y conseguir en increible e intrincado panorama social actual. Pero le damos importancia al sentimiento en sí, y no a lo que realmente hay detrás de ese sentimiento. El amor es la mejor manera de asegurar la perpetuación de la especie, pues vincula a dos personas habitualmente de sexos distintos durante el tiempo suficiente para tener descendencia. La compasión nos identifica con los demás, garantiza la cooperación lo que aumenta las posibilidades de supervivencia. Etc. Hay muchos estudios que revelan que los sentimientos que nos provocan los demás no son casuales, sobre todo en las relaciones amorosas, pues solemos elegir como compañeros personas cuyos genes complementan a los nuestros y aumentan la posibilidad de supervivencia de la futura descendencia.
Estudio psicología y veo redes habitualmente, y yo también pienso que le damos demasiada importancia a los sentimientos, y no les sacamos el provecho que deberíamos.