25 junio 2007

Ponerle nombre a las emociones reduce el sufrimiento

Eso es lo que se puede deducir de un estudio en el que se realizaron escáneres cerebrales a sujetos a los que se les pedía que, observando fotografías que expresaban diferentes emociones, le pusiesen un nombre o reflejasen mediante gestos faciales sus impresiones. Cuando se les daba un nombre a las fotografías, la actividad en la amígdala (centro de las emociones) se reducía mientras se incrementaba la del cortex ventrolateral prefrontal derecho que, al parecer, se encarga de gestionar las emociones de la amigdala.

Todavía no está claro si esta reacción en el cerebro se produce en la misma medida con emociones positivas y negativas (las caras de las fotografías expresaban en un 80% negativas) y el estudio sólo se centraba en los sentimientos producidos a través de otros, no de sentimientos en primera persona.

Visto en Mind Hacks.

Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Eva dijo...

esta claro que la incertidumbre nos produce pánico por eso necesitamos saber el origen de todo y si no almenos etiquetarlo, estoy segura q si en vez de ser con emociones fuese con cualquier otra cosa q escapa a nuestra manera básica de entendimiento pasaria lo mismo, al ponerles nombre nos tranquilizariamos...
bics

Ibn Luanda dijo...

Salvo que sea precisamente el nombre lo que de miedo (se haya olvidado qué representaba pero no el miedo que producía).

Eva dijo...

es una opinión, pero yo creo que incluso aunque sea algo q nos dé miedo lo preferimos a la incertidumbre. el miedo es algo q aprendemos a gestionar desde pequeños, o almenos a convivir con ello. el no saber el nombre de algo, o no poder expresar, buff eso es más chungo. sólo hay q ver el sentimiento de malestar cuando intentas comunicar con alguien q no comprende tu idioma.

Ibn Luanda dijo...

Sólo es una salvedad. No discuto lo que dices ;-)