26 julio 2007

Eva Roxo, como el Jueves, también rectifica.

Eva tiene un blog de poesía en gallego. En marzo publicó el poema que se lee abajo (lo he sacado de la caché de google sin su permiso ya que lo ha retirado de su blog)

El poema era un homenaje a una escritora a la que admira(ba). La señora en cuestión, Fatima Irene Pinto, parece que no entendió nada (menos mal que era un homenaje y no una sátira) y le envió una mail hace un par de días quejándose por las feas palabras que habían tenido que leer sus hijos al hacer una búsqueda en google de su nombre.

Esto es lo que pasa cuando las poetisas se creen princesas.

“Ser poeta é sina,

porque há sempre um exalar de perfume

e dor em. cada texto que o poeta assina”


ser poeta é prostituírse.

espirse en cada verso.

traficar coa intimidade

enriquecendo ao proxeneta.


vender cada letra

retallando os versos

para axustar algo máis o prezo.


vivir na noite.

amosarse impúdico

mentres che dan polo cu.


lamber glandes

interminablemente

para completar cada liña.


deixar saír a fervenza de seme

co enche todo.


apresurarse

a limpar cada folla

arranxando as verbas.


darlle pracer

a alguén que non coñeces

mentres finxes o orgasmo.


ser poeta,

non é ser espido,

só é

ser puta.
No me quiero imaginar el trauma de esos pobres niños. Y sobre todo no me quiero imaginar la situación tan embarazosa en la que ha colocado la malvada Eva a una pobre madre, que hasta ahora no se había atrevido (por el bien de los infantes, obviamente) a explicarle a sus hijos que todas esas palabras existen y tienen un significado.

Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Eva dijo...

Gracias por el apoio, y me ha encantado la comparación con el jueves, no deja de ser curiosa la "coincidencia".
Tal vez sólo ha sido un mal entendido...
En fin si me llaman de la policia federal de brasil les paso tu telefono, jajajaja.
bicos

Ibn Luanda dijo...

Esperemos... ;-)