19 julio 2007

No es normal

Un cinco de nota media es suficiente para cursar 210 de las 328 titulaciones que ofrecen las seis universidades públicas madrileñas, un 65%, según las notas de acceso publicadas ayer. En el lado opuesto, hay siete licenciaturas que requieren más de un 8 para estudiarlas.

La doble titulación Informática-Matemáticas en la Autónoma (8,72 de nota) ha desbancado a Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Carlos III (8,70) como la más deseada. Destaca Medicina como la tercera con mayor nota (8,62 en la Complutense). | Via ADN
Veamos otra lectura. Con esas cifras estimo que el 80% de los estudiantes quiere estudiar lo mismo. ¿Es posible de verdad que a todos esos adolescentes les apasionen las mismas materias? Estadísticamente no me parece probable. Y sin embargo ahí están. Y lo que es peor, no sólo muchos de ellos van a estudiar una carrera que no les gusta sino que otros muchos ni siquiera podrán hacer la que querían cursar (aunque no les guste) por lo que tendrán un doble obstáculo: el de la decepción por no haber entrado en la deseada y el de que tampoco les parecerá bien el sitio donde han terminado aterrizando.

La universidad sigue siendo para demasiada gente como un sitio donde elevarse frente al resto, donde adquirir estatus social.

Y, como decía Will Hunting, si sólo vas a la universidad para presumir, si no te entusiasma lo que estás estudiando, todo lo que aprenderás lo podrías haber aprendido por un dólar y medio en multas por atrasos en la biblioteca pública (la película es del 97, ahora bastaría con un ordenador y una conexión a internet para estudiar cualquier carrera).

Cuando digo que las titulaciones no son tan importantes siempre hay alguien que me dice, con razón, que como yo ya tengo la mía no me tengo que preocupar por conseguir una. Obviamente no estoy diciéndole a nadie que deje una carrera, aunque no le guste, cuando lleva ya 4 años sufriendo para sacársela. El problema es mucho más global. Está en la sociedad misma, en la educación de los padres, deseosos de que sus hijos lleguen alto, en los medios de masas que nos inculcan la necesidad del éxito y el cómo ha de conseguirse ese éxito.

Indudablemente el esfuerzo es un buen alíado del progreso (personal, grupal, nacional o mundial). También la planificación y el análisis posterior (de aciertos o errores). Pero nunca será lo mismo trabajar en esos tres pilares cuando haces algo que te gusta que cuando no.

Con los adultos no es tan evidente pero ¿qué hace un niño cuando algo le interesa? ¿Y cuando no? La diferencia es abismal y, aunque esa actitud se esconde (la aprendemos a ocultar porque no está bien vista, ni la una ni la otra) conforme van pasando los años, el rendimiento de la persona se ve afectada por ella hasta el día de su muerte.

¿Para qué estudiar 3, 4, 5, 7 años algo que ni te va ni te viene? Imagina a ese niño que tienes dentro durante ese tiempo. Imagínalo disfrutando durante 5 años. Y ahora imagínalo aburrido o incluso peor, con miedo a no conseguir su objetivo.

Share/Save/Bookmark

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de haberme pasado 8 años en la universidad, si tuviera que volver a hacerlo, eligiría algo más corto

Ibn Luanda dijo...

Con lo buena que es la vida de estudiante, si pudiera elegir... yo haría 7 u 8 carreras. Despues los doctorados... Hasta los 60 estudiando. Trabajar hasta los 75 dando clase y... :-p

boronat dijo...

¿titulitis has dicho? no se si lo que está haciendo mi colegio de ingeniería técnica de reivindicar parcelas exclusivas para los titulados mejora o empeora la situación...

en principio el título es la garantía que te da el estado de que sabes hacer según qué cosas en según qué ámbito. ahora, que el engendro "informática-matemáticas", y periodismo, tengan esa nota de corte, no me encaja para nada con esa definición. ¿no deberían de ser algo más vocacionales?

Ibn Luanda dijo...

Para mí todo parte de esa estandarización por parte del estado según la cual si no has terminado la carrera no eres válido. ¡¡Y si la has terminado sí!!

Puedo entender que hacerlo sea necesario en la rama de ciencias de la salud o en otras carreras que precisen de muchas prácticas previas de forma vital.

Pero que en Microsoft o en Google contraten a gente sin curriculum, simplemente haciéndoles pasar por tests que midan sus capacidades, me parece suficiente como para hacernos dudar de la validez de todo nuestro sistema educativo/laboral, basado en esa "titulitis".

la desheredada dijo...

Censuran el jueves por esta portada

Contra la censura, ponlo en tu blog.

Anónimo dijo...

No, de verdad, 8 años fueron suficientes. Los dos últimos con muy pocas asignaturas y todo muy cuesta arriba.

De hecho llegué a "amenazar" familiarmente con abandonar porque iba por la vida echando el hígado por la boca.

El día que por fin fue oficial que ya había salido de la universidad, me sentí muchísimo mejor. Me gusta más la vida laboral, aunque ahora me preocupo por gilipolleces por las que antes no solía.

chubi dijo...

Por una vez estamos de acuerdo. Pero que no se repita, eh? ;-)