17 mayo 2007

Sobre el amor

Está por todas partes. En el cine, los libros, la televisión, las revistas, lo que nos cuentan nuestros amigos, lo que siempre hemos oído decir a nuestros padres.... Amor verdadero, amor eterno, amor de verdad, amor para toda la vida, amor ciego, amor loco.

Pero ¿qué es? La ciencia dice que después del orgasmo el cerebro libera oxitocina y hace que las parejas sientan algo por la persona que tienen delante.

¿Qué más sabemos? Que si hablamos de zonas a las que afecta en el cerebro, el amor se encuentra en la misma que algunas adicciones (como por ejemplo el tabaco).

Sabemos también que además de estar en todas partes también está en todo tiempo. Las historias para niños están repletas de amor, de finales en los que las parejas terminan juntos después de vivir todo tipo de aventuras. Para los niños no existe otro final que no sea ése. Todo el mundo se confabula para que los primeros años de un hijo sean lo más agradables posible. Para que crea que el mundo está lleno de cosas buenas. Quizá también porque los niños ríen mucho y esa risa es contagiosa.

El niño irá creciendo y su forma de ser dependerá mucho de cómo sean sus padres. Por pura imitación de lo que les haya visto hacer tendrá sus primeras relaciones amorosas por las que no sentirá nada, incapaz de experimentar aún qué es eso que mueve a los mayores a estar juntos, aunque su cabeza seguramente ya será capaz de repetir de memoria cosas como "te querré siempre" o "no nos separaremos nunca". O, en el caso de que los ejemplos paternos sean menos acaramelados, podremos escuchar fórmulas también menos "dulces".

Un éxito completo de la doctrina amorosa heredada generación tras generación. Cuando lleguen a la adolescencia los niños y las niñas estarán tan sumamente alienados en esa doctrina que sabrán perfectamente que, eso que ahora sí son capaces de sentir, es amor. Y que es bueno y deseable. Aunque a veces duela. Que es lo mejor que hay en la vida, que mueve montañas. Y de esa forma toda esa serie de chorradas, que a la gente le ha dado por repetir desde la aparición de los trovadores y su amor cortés, cobrarán sentido al unirse a la primera ebullición hormonal.

¿O sea que el amor es hormonas más toda una vida escuchando, leyendo y pensando que existe y que es bueno sentirlo? Lo primero es lo único indiscutible. Todo lo demás no siempre fue así y aquí estamos todavía. Por ello mi pregunta es ¿cuál es la utilidad de ese amor con el que tanto nos martillean desde que nacemos hasta que morimos? La de las hormonas está clara: formar un entorno familiar que garantice la continuidad de la especie. La del resto, la de hablar, pensar y leer sobre el amor: ninguna.

Pero la gente lo hace. ¿Por qué? Porque a nuestro cerebro le gusta la sensación. Les gusta pensar en momentos felices, imaginados o recordados. ¿Y en qué consiste ese "le gusta"?. En que nuestro cerebro se droga y necesita una dosis de vez en cuando. Cuando hemos hecho algo que nos ha agradado el cerebro intentará volver a repetirlo. Si no es imposible hacerlo físicamente lo recreará en la mente. Si no puede ser durante el día lo hará en sueños.

Distinguiremos pues dos clases de amor como distinguiremos dos clases de cualquier otra experiencia vital: las que se producen con y sin deseo. Las que se producen con y sin mono cerebral a que una situación se vuelva a repetir. Cuando no hay mono hay amor, hay vida, hay realidad. Cuando el cerebro interviene, cuando echamos de menos, cuando recordamos, cuando "amamos" en la distancia, cuando necesitamos, cuando dependemos... entonces no hay amor, no hay vida. Sólo es nuestro cerebro pidiendo otra dosis.

Resumiendo: el amor de las películas no es amor. Ni el de las revistas. Ni el de los libros. Ningún pensamiento puesto de manifiesto es amor. El que recuerdas que viviste tampoco. Ni el que te gustaría vivir o el que echas de menos, ni siquiera si ocurrió hace 10 segundos.

Si quieres saber lo que es el amor no lo busques. Él te encontrará a ti cuando te hayas olvidado de que existe pero desaparecerá en cuanto quieras retenerlo. Al igual que la vida, el amor sólo se puede dar en el momento presente. El resto no son sino malas copias, peores contra más deseadas.

Share/Save/Bookmark

17 comentarios:

Eva dijo...

pese a nuestra discusión del otro día, debo felicitarte pq el post es realmente bueno, sí.
la clave, aprender a olvidar.

bicos

Ibn Luanda dijo...

mmmm

Ese "aprender a olvidar" da para otro post.

No hay que aprender a olvidar sino aprender a vivir. Si vivimos no recordamos o por lo menos sólo lo hacemos para seguir viviendo y no como un sustitutivo de nuestra vida.

Armando Vallejo Waigand dijo...

Ahora sí que me preocupas. Si tampoco crees en el amor, algo que sólo los seres humanos pueden ofrecerse entre sí, ¿qué te queda? Ya ves, yo tengo más suerte: amo a mis padres y a mi hermana, amo a mi esposa y a mis dos hijos..., y ellos me quieren a mí. Y es para siempre. Daría la vida por cualquiera de ellos. Y admiro a quienes son capaces de dar amor a los más desfavorecidos. Las insostenibles argumentaciones psicológicas de tu exclusiva cosecha no respaldada por nadie de relevancia, se contradicen con las historias de amor que cada día nos ofrece el mundo. En las películas también, pero ya sabes que la realidad siempre supera a la ficción.

No nos metas a todos en tu mismo saco. Si tu capacidad para amar se limita al 'ahora' y 'si te vi no me acuerdo', lo siento por ti porque debes ser muy desgraciado, pero no quieras hacer extensible tu sufrimiento existencialista al resto de la humanidad.

...Y ahora me acusarás de ceguera racional alienado por la fe... y eso.

Ibn Luanda dijo...

Es cosa tuya, Armando. Yo intento ver todo desde un punto de vista científico que trata de englobarlo y explicarlo todo, incluyendo ese amor que sientes.

Y al contrario de lo que imaginas y quieres creer, ni lo que digo es insostnible (sino todo lo contrario), ni sufro, ni carezco de la capacidad de amar. Porque saber en qué consisten las cosas no te impide experimentarlas, créeme.

Armando Vallejo Waigand dijo...

¡Pues lo celebro! Eso me tranquiliza.

Anónimo dijo...

Me alegro mucho de que no sufras.

Eva dijo...

Quería responder desde hace tiempo a ver si por fin hoy ha llegado el momento ;)

En tu post hay datos “científicos” ciertos, hay conclusiones lógicas que también son ciertas, pero has descuidado algo verdaderamente importante: AMOR.

El conjunto de cuatro letras que forman una palabra que desde que tenemos constancia de ella intentamos llenar de contenido.

¿Qué es el amor? Es una pregunta trampa porque quien lo ha experimentado, lo anhele o no, podrá respondersela buscando en su memoria recuerdos, y quien no lo haya experimentado, intentará recrear lecturas, cuentos, explicaciones de otros, para respondersela. Y este proceso, como todos, tendrá lugar en nuestro cerebro. Somos simples átomos, moléculas, cositas microscópicas que unidas forman células, tejidos…Estos elementos son dinámicos, cambian, se mueven, crean energías. Campos magnéticos y millones de cosas que desconocemos. Esa es la gracia del amor, que nos es desconocido, y que por más siglos que pasen, más datos científicos que consigamos y más teorías que desarrollemos, nos seguirá desconcertando, golpeando con la fuerza de nuestra propia evolución como seres humanos.

Eso es lo que no has tenido en cuenta. Intentar definir lo que sólo se puede entender cuando miras a los ojos brillantes de la persona que amas y te ama. Más allá de simples deseos y pasiones descontroladas.

Porque hay tantas clases de amor, al menos, como seres en este planeta, y si hacemos una ecuación y combinamos éstos, verás que las posibilidades son infinitas.

Si amar fuese tan fácil como una simple fórmula química que aportase una sustancia al cerebro no existiría el desamor.

Has olvidado que amor sólo es una palabra que nosotros hemos inventado para etiquetar un mundo desconocido en el que intervienen muchos más procesos de los que describes. No sólo interviene nuestro cerebro pensante, aquel que esta en nuestro cráneo, depende también de los otros cerebros de nuestro cuerpo de otros órganos, de esas células, de esos átomos, de esas energías y de millones de factores que pueden propiciar que ames a otra persona sólo por estar en un lugar en un momento en el que todos eses factores se combinan para que eses individuos, entre otras cosas, sientan la liberación de oxitocina en su cerebro.

Concluyendo, has simplificado demasiado algo que no es tan simple y por eso hablamos continuamente de ello, intentamos transmitir lo que sabemos, morimos por sentirlo y ante la frustración de su desaparición escribimos toneladas de libros sobre el único tema que no existen palabras suficientes para poder describir.

Ibn Luanda dijo...

Qué va, la que simplificas eres tú.

El amor era la explicación general cuando no se sabía lo que sucedía a nivel neurológico. Ahora se sabe. Si quieres seguir llamándolo amor, quedándote en la superficie del conocimiento es tu elección. Muy poética y muy romántica pero nada crítica.

Como ya dije antes conocer cómo funcionan las cosas no impide que funcionen. Es más, la mayoría de las veces puede ayudar a que lo hagan mejor (sobre todo si fallan).

Eva dijo...

Me alaga que me digas que simplico, pq con los tópicos sobre las mujeres y la complejidad...

A nivel neurologico estamos muy verdes, y intervienen muchisimos factores, es lo que prentedia exponer, y parece que no lo he conseguido.
Evidentemente que conocer como funcionan las cosas no significa que dejen de suceder. Pero el conocimiento absoluto de un proceso nos permite poder modificar cosas para conseguir que sucedan las cosas como nosotros queremos. Por lo tanto si tu análisis minucioso fuese así, seria genial pq en el momento que quieras consigues un par de elmentos quimicos para suministrarle al objeto de tu deseo y ya está!! estoy en lo cierto?

Ibn Luanda dijo...

No solo estás en lo cierto sino que, pese al limitado conocimiento que todavía tenemos de nuestro cerebro, lo que cuentas ya es posible, aunque de manera burda.

El amor, si se conoce su procedencia, su forma de actuar, se puede crear y destruir a voluntad. Ya sea con pastillas o, de forma más sutil, mediante la propia mente.

Eva dijo...

Teorizar es una característica muy humana, seguramente también debe ser causa de algún elemento o sustancia que se libera en nuestro cerebro, como el miedo y todo, absolutamente todo lo que nos sucede.

Pero un buen cientifico además de teorizar experimenta, y no hay dos individuos 100% iguales, y no hay experimento posible sobre el amor q me lo hagan a mi y a ti y el resultado sea el mismo, porque aunque liberemos las mismas sustancias en el mismo lugar del cerebro, nuestros neurotransmisores no son 100% iguales, y nuestras historias de vida tampoco y la manera de interpretar los datos por supuestisimo que no son los mismos.

Tu sigues entestado en defender lo vacuo del amor y yo sigo defendiendo q es un proceso mucho más complejo de lo que tu transcribes en estas líneas.

Entiendo que nuestra visión es distinta pq nuestras experiencias son distintas.

Aunque en la mayoría de la población las drogas tienen un efecto parecido no exactamente igual. Cuando fumas un peta en principio de relajas, si esnifas coca pues te activas, pero no todo el mundo cuando esnifa tiene un subidón ni a la inversa, porqué? Pues porque depende de tu estado de ánimo, de donde estas y con quien, de que te has tomado antes, de lo machacado que tengas el organismo, de la pureza de lo que te estés tomando, etc. Si le das a alguien un peta de orégano y le has vendido la moto de que es hierba pues igual se te relaja. Porque el poder del incosciente (por denominarlo de algún modo) es muy fuerte, y ahí es donde está la clave de nuestras experiencias y de que el amor es una de las más importantes y menos predecible, no sabes cómo ni cuanto y mucho menos cuanto. Por mucho que lo quieras controlar siempre se va a manifestar de distinta manera, y puedes simplificar si eso te hace la vida más fácil y decir q sólo hay dos tipos de amor el químico y el que nos han inculcado, yo sigo defendiendo la infinidad, aunque sólo suene poético y romántico.
Bicos

Ibn Luanda dijo...

Por eso mismo es labor de cada cual saber lo que pasa en su cerebro, porque es cada uno el único que puede llegar a saber:

1. cómo funciona un cerebro en general a nivel interno.
2. cómo funciona su propio cerebro en función de las experiencias vividas.

Desde luego que no vas a poder controlar al 100% el cerebro de los demás. Pero no querer saber cómo funciona el tuyo... eso ya es falta de voluntad (y no es peyorativo, sólo descriptivo).

Eva dijo...

No me lees!!! Desde la primera respuesta digo q estoy de acuerdo con los datos. Claro que quiero entender los funcionamientos de mi cerebro, de mi cuerpo y conocer mis procesos mentales y emocionales, mis respuestas ante situaciones diversas etc.

Yo en ningún momento he dicho lo contrario, sólo digo que pretender definir algo que desconoces con rigurosidad científica y como absoluta verdad es demasiado prepotente y contradictorio incluso para ti, ¿no crees? ;)

bics

Ibn Luanda dijo...

No, es el camino de la ciencia (y del aprendizaje). El que iniciaron los griegos al pasar del mito al logos. Ir paso a paso. Poco a poco. Pero siempre siendo críticos y no dejando espacio para las fantasías sin fundamento (para las fundamentadas sí, ojo).

Anónimo dijo...

Es muy interesante lo que dices y también los comentarios publicados
solo que yo a mi corta edad no puedo definir si el amor se limita a procesos cerebrales y hormonales
ya que sobre amor diria que solo a mi familia pero es un sentimiento que desde que naci o tengo memoria ha existido, por lo tanto no puedo definirlo, en cuanto amor de pareja no lo conozco, quizá cuando lo conozca sepa si se trata de algo simplemente biológico o si es algo más que eso...
Pero bueeno, segun tu teoria me gustaria que respondieras a una duda para saber un poco más...
Si es biológico, ¿porque nos enamoramos de ciertas personas?
Entiendo que va relacionado con la quimica de la pareja pero hay parejas, como tengo entendido,que hay química pero no se aman
entonces ¿cual es el efecto del cerebro en este caso? ¿Esta relacionado con la buena convivencia? Espero ser clara
jejeje
muchas gracias!!
se que es muy viejo el texto pero tengo la esperanza de que me contestes xD jeje

Un barquero chiquitito dijo...

Hola Anónimo, te recomiendo que consultes el artículo de la Wikipedia sobre el amor: http://es.wikipedia.org/wiki/Amor.

Y, concretamente, el punto de vista biológico sobre el mismo: http://es.wikipedia.org/wiki/Amor#Perspectiva_biol.C3.B3gica

Espero que te sea útil.

Anónimo dijo...

Gracias!!
si me sirvioo!
:)